ASOCIACIÓN DE DIRECTORES

 DE INSTITUTO DE EDUCACIÓN SECUNDARIA

 DE LA COMUNIDAD DE MADRID

REGISTRO : 26.523

 

 


 

 

  En respuesta a su petición, le hacemos llegar algunas consideraciones sobre la situación en los centros educativos, señaladas en reiteradas ocasiones, y la necesidad que hay de adecuar las funciones del personal no docente a las tareas cotidianas de los  centros, ya que los cambios acaecidos en la sociedad y la implantación de los sistemas educativos han supuesto un cambio radical de las condiciones en las que desarrollan su actividad los institutos.

Los cambios han sido motivados, entre otras, por las siguientes causas:

  * La  homogeneización de las estructuras organizativas de los centros, aún a pesar de tener algunos características muy dispares.

  * La obligatoriedad de la enseñanza hasta los 16 años que conlleva la aparición en los centros de un tipo de alumnado nada motivado, que está en el Instituto por que le obligan y que, en consecuencia,  dificulta la actividad lectiva  e incumple frecuentemente las normas.

  * La incorporación del Primer Ciclo de Secundaria a los Institutos, con alumnos de 12 y 13 años, que demanda una mayor atención y control dada su edad. En muchas ocasiones este Ciclo se imparte en aularios ubicados fuera del recinto del IES, a veces incluso alejados del mismo.

  * La llegada masiva de alumnado inmigrante con todo tipo de carencias, escolarizado en su mayor parte en los centros públicos, que ha hecho recaer en los Institutos labores de atención social.

  * La existencia de centros, ahora situados en entornos geográficos concretos pero que podrían extenderse, en los que se dan situaciones de violencia ocasionadas por bandas externas organizadas y ante las que  nuestra impotencia es total.

 

  Aunque los profesores y los equipos directivos de los centros hemos intentado hacer frente a las nuevas realidades, la buena voluntad no es suficiente. Hay que adecuar  la organización y los recursos a las nuevas necesidades. Baste citar, como ejemplo, el cuidado de patios y pasillos: con carácter casi general el profesorado de los centros hace guardias de patio y  permanece en el aula cuando falta algún profesor pero no podemos pedir que  también vigilen las entradas y salidas del recinto, los pasillos, etc.

 

 En consecuencia, nos parece necesario, por no decir imprescindible, que se consideren las nuevas realidades - comunes a la mayoría de los IES-  y se  asegure la cobertura de necesidades mal atendidas como:

·                        vigilancia del recinto

·                        mediación sociocultural

·                        mantenimiento de equipos informáticos

·                        integración  social

·                        bibliotecas.

·                        personal sanitario en centros con Ciclos Formativos de Familias Profesionales de carácter técnico

·                        suficiente personal administrativo que pueda liberar a los equipos directivos de tareas burocráticas.

 

Creemos que estas actividades deben de ser tenidas en cuenta en las planificaciones que a medio y largo plazo realiza la Dirección General de Recursos Humanos.

 

Desde que se produjeron las transferencias educativas y  se asimilaron a los Conserjes de los Institutos a la categoría de Auxiliares de Control, los directores de los Institutos de Educación Secundaria de la Comunidad de Madrid hemos manifestado de manera reiterada la total inadecuación de la citada categoría a las funciones que de este personal se requieren a diario en los Centros, y esto a pesar de algunas modificaciones posteriores en la línea que veníamos planteando.  La sensación que tenemos los directores es que con el vigente Convenio sus funciones se alejan cada vez mas de las necesidades reales.

 En este sentido, nuestras propuestas van en la línea de clarificar sus funciones y reforzar especialmente las de de vigilancia y control, también de los alumnos. Asimismo la colocación o movimiento de mobiliario y enseres, tareas de reprografía, atención a centralitas telefónicas, recados, avisos, etc., tan comunes en los centros, no pueden ser función del equipo directivo o de los profesores mas animosos.

 

  Finalmente, hemos de señalar que, cada vez en mayor medida y nada mas lógico puesto que el vigente Convenio Colectivo no contempla las especiales circunstancias de nuestros centros, la indefinición de funciones en las Consejerías de los Institutos y la reticencia de los auxiliares de control a asumir casi cualquier tarea están suponiendo un importante problema. Parece, además, que cuando algo no compete a nadie es el Equipo Directivo el competente. Por otra parte, son  cada vez mas las Oficinas de Secretaría en las que, sin duda por contagio, comienzan también a aparecer problemas de “competencias” hasta ahora inéditos.

 

Madrid a 7 de noviembre de 2005

 

La Junta Directiva

 

 

Ilma. Sra. Viceconsejera de Educación de la Comunidad de Madrid